Y la Gran Madre dijo:

Ven hija mía y dame todo lo que eres.
No tengo miedo de tu fuerza y oscuridad, de tu miedo y dolor.
Dame tus lágrimas. Serán mis ríos caudalosos y mis océanos revueltos.

Dame tu ira.
Explotará por mis volcanes rebosando de lava y truenos retumbantes.

Dame tu espíritu cansado. Lo dejaré reposar en mis suaves prados.
Dame tus anhelos y sueños. Plantaré un campo de girasoles y dibujaré arco iris en el cielo.

No eres demasiado para mí.
Mis brazos y mi corazón abrazan tu auténtica abundancia.
Hay espacio en mi mundo para todos vosotros, todo lo que sois.

Te meceré en las ramas de mi secuoya milenaria y los valles de mis redondeadas y suaves colinas.
Mis vientos suaves te cantarán canciones de cuna y calmarán tu corazón abrumado.

Suelta tu dolor profundo.
No estás sola y nunca has estado sola.

Linda Reuther

Traducción: Imma Lizondo

Fuente: https://mujerciclica.com/2019/10/27/regresando-al-hogar/

Imagen relacionada

Escrito por:anais1983

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s